, ,

España lo desprecia, Europa lo promueve: crowdfunding

expertos crowdfunding comision europea

Desde la Comisión Europea el interés por el crowdfunding no deja de crecer, y pese a que inicialmente se había dejado la iniciativa a los diversos países miembros, dado que varios de ellos ya tienen o trabajan en medidas concretas, se ha optado por poner en marcha acciones que se plasmen en una legislación específica en éste ámbito.

Para ello, recientemente Bruselas ha puesto en marcha una iniciativa sumamente interesante que promueve la democracia directa y el empoderamiento de los ciudadanos.

Se trata de una consulta pública para recabar ideas sobre las opciones que nos ofrece el crowdfunding no solo en el presente, sino principalmente como medio para financiar en el futuro un número importante de proyectos emprendedores de todo tipo, desde startups hasta comercios minoristas, pasando por sectores culturales, sociales, educativos, etc. Su interés en éste caso se centra en el Crowdfunding de inversiones (Equity crowdfunding) y crowdfunding de préstamos (Lending crowdfunding), ya que su influencia en los negocios puede ser elevada.

Algunos datos refuerzan esta idea, como que el crowdfunding creció un 65% en Europa en el año 2012, llegando a los 735 millones de euros.

La comisión europea estima que el crowdfunding se puede convertir en una opción clara y estable para financiar a las pequeñas empresas, fomentando por otro lado el espíritu emprendedor, generando crecimiento y empleo.

Hasta el 31 de diciembre, todo aquel que lo desee puede realizar sus aportaciones para promover el crowdfunding en Europa.

Si miramos a nuestro país, la situación cambia mucho. Recientemente se ha aprobado la denominada coloquialmente, Ley de Emprendedores, 14/2013 de 27 de septiembre ,en la cual no se hace ninguna mención al Crowdfunding. Teóricamente se trata de la ley que busca, entre otras cosas, mejorar las reducidas opciones que, hoy en día, tienen los emprendedores y pymes para financiarse, sacar adelante nuevos proyectos y generar dinero, riqueza y empleo. Nos parece cuando menos, curioso, que ni siquiera se nombre ésta nueva opción, llamada crowdfunding y de la cual, en algunos sectores como el cultural, España o mejor dicho, los ciudadanos españoles, se han convertido en los últimos años en una referencia a nivel europeo y mundial, tanto en número de plataformas de crowdfunding, como de proyectos y aportaciones.

Como vemos, el enfoque de los legisladores europeos y españoles es muy diferente, algo que nos permite augurar que, si España no toma medidas concretas en relación con el crowdfunding antes que desde Europa le obligue, habremos perdido, una vez más, una oportunidad histórica de situarnos a la vanguardia, para quedarnos en el vagón de cola, con menos pymes, menos emprendedores y todavía más desigualdades y desempleo.

Aún estamos a tiempo, confiamos en el sentido común y que finalmente se incorporen, como promueve la campaña “Yo apoyo el crowdfunding” medidas legales específicas para promover, asegurar y difundir el crowdfunding en nuestro país.

 

¿Ya tienes un proyecto y quieres financiarlo?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *