, , , ,

Facebook compra Oculus. Empresa financiada vía crowdfunding

oculus rift facebook

Mark Zuckerberg, líder de Facebook, ha anunciado la compra de la empresa californiana Oculus VR. Con esto, la potente red social busca ampliar sus horizontes adentrándose en el terreno de la realidad virtual, con unas metas a largo plazo que ofrecen muchísimas posibilidades en el camino hacia la globalización de la comunicación.

Oculus VR fabricó en el año 2012, como pioneros, Oculus Rift, un visor de realidad virtual para  gos. La empresa apostó por el crowdfunding como vía de financiación para sacar adelante su proyecto. Por medio de la plataforma kickstarter consiguieron recaudar la suma de 2,4 millones de dólares, ofreciendo pequeñas recompensas a sus mecenas, que pre-compraron el producto, convirtiéndose así en el primer referente de este tipo de tecnología.

Sin embargo,la operación de la compra de Oculus por parte de facebook ha ascendido a 2000 millones de dólares. Lo que supone una subida de su valor inicial vertiginosa. Esto debería ser asumido como una gran noticia en el mundo del crowdfunding, pues es un ejemplo de las posibilidades que presenta la financiación colectiva. Además, ya en la plataforma kickstarter podemos encontrar varios proyectos que presentan aplicaciones para el visor Oculus rift, de emprendedores que, inspirados por el triunfo del producto,  se han unido al crowdfunding como medio de financiación.

No obstante, la cuantía de la compra ha creado cierta controversia entre los mecenas que apoyaron Oculus rift en su momento. La principal causa de esta polémica,sin embargo, no es otra que la desinformación, voy a tratar de aclarar la situación con un ejemplo personal que os acerque mejor a nuestro punto  de vista.

Hace cuatro meses, navegando por internet, me encontré con un e-commerce de objetos tecnológicos en el que descubrí un USB con algunas aplicaciones únicas que no había visto antes, me encanto y pague los 35€ que pedían por él. Lo recibí hace un mes y estoy muy contento con mi producto, funciona muy bien y me ofrece opciones que ningún otro USB tiene. La semana pasada me enteré de que los creadores del USB, dos emprendedores británicos, han vendido la empresa por 50 millones de euros. Me encantó la noticia, yo fui de los primeros en comprar su invento. Hice una compra de algo que me interesó y me gustó, pagué el precio del objeto, como de otros tantos productos y servicios que adquiero mensualmente, y ahí se acaba mi relación económica con la empresa suministradora. Nunca, nunca, se me pasaría por la cabeza pedir a los emprendedores, creadores o dueños de las empresas a las que compro que me devuelvan el dinero porque hayan vendido el negocio.

A nuestro entender, el llamado crowdfunding de recompensas, con sus mecenas al frente, tiene muchas similitudes con el ejemplo anterior. Una persona ve algo que le interesa en una plataforma de crowdfunding, realiza un compromiso de aportación, y si el proyecto finaliza con éxito, recibe la recompensa-producto-servicio que ha pre-comprado previamente.

Otra cosa, completamente diferente, es si esos emprendedores hubieran ofrecido participaciones por apoyar el proyecto, el llamado Equity Crowdfunding. En ese caso, quizás el Inversor (ya no sería un mecenas) hubiera podido comprar alguna participación, quizás incluso sin haber adquirido ningún producto. Igualmente, como cualquier inversor, ante una posible venta, hubiera ganado dinero por sus participaciones.

El crowdfunding está teniendo un crecimiento imparable en todo el mundo, a un ritmo muy elevado, lo que supone que en muchas ocasiones, con muy buenas intenciones, las personas que apoyan un proyecto no conozcan las condiciones exactas en las que lo hacen. A día de hoy, kickstarter es una plataforma de crowdfunding basada en recompensas, por lo tanto, pre-compras de productos. Existen cada día más plataformas de Equity crowdfunding, donde cualquiera puede invertir en proyectos de su interés.

Seguramente, poco a poco todos nos acostumbraremos a apoyar proyectos vía financiación colectiva, teniendo claro qué modalidad utilizamos. Hasta ese momento, seguiremos aprendiendo día a día.

¿Ya tienes un proyecto y quieres financiarlo?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *