, ,

El crowdfunding hace posible la webserie lésbica rusa ‘Cristal’

webserie crowdfunding

 

Cristal es el nombre que recibe la primera webserie lésbica rusa. María Al-Kais, su directora, está encantada con la aceptación que ha tenido esta historia de ficción que sólo se puede ver, de forma gratuita, en Internet. Su guionista, María Matvéev, señaló en una entrevista para la agencia Efe que “no se trata de una historia provocativa. Su objetivo no es  reflejar la vida cotidiana de las mujeres homosexuales en Rusia”.

En la misma línea se manifestó María Al-Kais, indicando que “Cristal no es una serie de denuncia social. Las lesbianas son chicas normales. Se enamoran, estudian, trabajan y sufren como cualquier persona. No hay nada extraño en ellas”.

Una vez presentada su idea, varias asociaciones LGTB -además de personas interesadas -decidieron participar en la financiación de los dos capítulos piloto. Ya sólo quedaba hacer eco del producto y, con ayuda de Internet y su difusión a través de las redes sociales, fue posible.

“El proyecto es el resultado del denodado esfuerzo de varias decenas de personas que sufragaron los dos capítulos iniciales con su propio dinero. Ahora recabamos más apoyo para realizar nuevos episodios y cumplir los deseos de la gente que se ha pronunciado en la Red para que la webserie continúe”, afirma la directora.

Una ficción  de éxito y con dificultades de emisión por Televisión

A pesar de que la serie no sea “provocativa”, tal y como comentó María Matvéev, la guionista; Cristal constituye “un proyecto artístico que incorpora escenas de sexo con desnudos parciales que en la televisión rusa no tienen cabida”, según palabras de su directora y su guionista.

La trama desarrolla la difícil vida de seis chicas homosexuales que encuentran el amor en Moscú. María Al-Kais afirmó que el éxito que ha tenido la webserie se debe a que “sus personajes son cercanos y familiares. Presentamos a unas lesbianas cuya situación es como la de un heterosexual. Ahí es donde está el acierto”.

La particularidad de la iniciativa de crowdfunding -llevada a cabo para que fuese posible ésta historia- radica en que la financiación colectiva no se hizo mediante una plataforma dedicada a ello. La directora, en este caso, prefirió poner a disposición en su página oficial de Facebook y su web varios enlaces a medios de pago en los que los interesados/as podrán colaborar en la producción del próximo capítulo.

El fruto de la imaginación de María Matvéev compone un claro ejemplo de cómo el crowdfunding supone, cada vez más, una alternativa para que los proyectos de cualquier persona puedan hacerse realidad.

¿Ya tienes un proyecto y quieres financiarlo?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *