,

Housers en crisis

La plataforma de crowdfunding inmobiliario Housers esta teniendo su primera crisis a consecuencia de la salida de la empresa de su socio fundador Tono Brusola  quien ha hecho público que existen facturas valoradas en millones de euros pendientes de pago por parte de la empresa.

La plataforma de crowdfunding número uno en España

Housers fue desde que en el año 2016, comenzó su actividad en el mundo del crowdfunding en España, la niña bonita, una de las plataformas más deseadas por los inversores que querían invertir EN plataformas, no nos referimos a “a través” de plataformas en proyectos de terceros.

Ese primer año, alcanzo los 19 millones de euros en aportaciones por parte de los inversores, lo que la convirtió, en su primera año de vida, en la plataforma de crowdfunding en España que más dinero había recaudado.

Expansión internacional

En el año 2017, la recaudación fue similar y el crecimiento constante, apostando por la expansión internacional, primero en Italia , y en el año 2018 en Portugal. Sin lugar a dudas, se notaba que había dinero detrás de este proyecto, no solo por la publicidad, sino por la capacidad tan rápida de crecer y expandirse.

Realmente, una vez validado el modelo de negocio, las startups funcionan así, por lo que no es tan extraño lo que hace Housers.

Publicidad

Llamaba la atención, sobre todo los primeros meses, el dinero que la plataforma invertía en publicidad on line, aparecía en todos los lugares, y el coste, como se esta viendo ahora, era enorme. Gracias a ello, consiguieron la mayor parte de sus más de 86.000 inversores que han invertido más de 56 millones de euros.

Crisis en Housers

Tono Brusola, el 2 de julio, publica en su cuenta de Twitter “Cuando una startup pasa a ser controlada por un consejo de jubilados e inexpertos, ya sabes que le quedan muy pocos meses de vida para desaparecer del mapa #housers #poormanagemenrt” poniendo en la picota a la plataforma más interesante, aparentemente, dentro del crowdfunding en España.

Tono ha salido de Housers y ha hecho público que la empresa tenía decenas de facturas impagadas por valor de varios millones de euros, en su mayoría deudas por campañas de marketing realizadas, muchas de las cuales se han negociado.

Housers ha llegado a estar valorada en 40 millones de euros, ahora no pasa de 5. Muchos se han interesado en invertir en Housers, y algunos lo han hecho, como Bankinter Capital Riesgo o Fintech Venture, como banca y expertos en Fintech.

La marca Housers ha sido tocada, pero no hundida, el socio-fundador Álvaro Luna tiene mucho trabajo por delante, le deseamos suerte y confiamos en que Housers vuelva a ser una referencia positiva dentro del Crowdfunding en España.

¿Ya tienes un proyecto y quieres financiarlo?