, , ,

Micromecenazgo y monumentos históricos

monumentos crowdfunding

Como ya hemos mencionado anteriormente en otros artículos, el micromecenazgo no es un fenómeno reciente, se ha ido dando a lo largo de la historia, aunque no se identificara con ese término.

De hecho, podemos encontrarnos un gran abanico de proyectos que se han promovido gracias a la financiación de todos los ciudadanos. Entre ellos, me gustaría destacar en esta ocasión las campañas de micromecenazgo emprendidas para restaurar museos o monumentos históricos y que han requerido de dinero de los ciudadanos. Se lleva haciendo durante siglos, y entre ellos podemos señalar algunos ejemplos conocidos como pueden ser:

  • La Estatua de la Libertad en EEUU, que en 1884 no disponía de los  fondos  suficientes para terminar de construirse el pedestal en el que se sostenía. Por ello, Joseph Pulitzer lanzó una convocatoria para donativos a través de su periódico, lo que actualmente se consideraría como una campaña de micromecenazgo o crowdfunding, logrando que los ciudadanos contribuyeran, aportando el dinero necesario en cinco meses.

  • En España se construyó “La Virgen del Camino”, el primer santuario de León (1654), gracias a las aportaciones de los donantes del pueblo; y lo mismo ocurrió para la creación de La Gran Catedral de León. Cientos de años más tarde, en el mismo lugar,  surgió la famosa campaña “Salvemos la Catedral” donde se recaudaron más 20 millones de pesetas.

Ahora bien, actualmente las plataformas de crowdfunding más populares a nivel internacional también se han focalizado en lanzar proyectos de esta índole, que ayudan a salvar el patrimonio cultural e histórico. Entre ellos podemos destacar My Major Company (en su edición francesa) donde han anunciado el lanzamiento de una campaña para la renovación de cuatro edificios emblemáticos de Francia, en colaboración con los Museos Nacionales franceses, entre los que se encuentran:

  • El Panteón: monumento simbólico de la República. Ofrece a los mecenas la posibilidad de mostrar su nombre en las afueras del Panteón.

  • El emblema “Dame Carcas” de la ciudad medieval francesa de Carcasona.

  • Para la restauración  del puente del Monte Saint-Michel, ofreciendo la posibilidad también de que el nombre de las personas que hayan participado aparezca incluido en el mismo.

  • Las estatuas de Hipómenes y Atalanta, situadas en el parque de Saint-Cloud.

pintura crowdfunding

En España se ha recurrido a esta vía de financiación para la restauración de las pinturas murales de la Capella de Sant Miquel, del Monasterio de Pedralbes en Barcelona. Se necesitan recaudar 25.000 euros, y se permite a los mecenas aportar cantidades entre 20 y 20.000 euros. Se podrán recibir diferentes recompensas como la entrada gratuita al Monasterio, visitas guiadas o invitaciones a diferentes actos que se celebrarán en el recinto.

No obstante, no se ha utilizado la financiación colectiva únicamente para restaurar edificaciones históricas, también se ha recurrido a ella para la adquisición de fondos destinados a la obtención de obras de arte. Como por ejemplo el Museo de Louvre, uno de los museos más prestigiosos del mundo, que realizó campañas de crowdfunding para la adquisición de: la obra maestra de Lucas Chranach, Las Tres Gracias, que recaudó un millón de euros en menos de un mes; o la última que ha realizado para conseguir 800.000 euros para dos estatuillas de marfil gótico pertenecientes al Descendimiento de la Cruz. Mediante la web toussmecenes.com  y bajo el lema “Participa en la adquisición de un Tesoro Nacional”. Desde entonces, muchos otros  se han atrevido a seguir el ejemplo como: el Museo Unterlinden en Colmar, el Museo Ingres de Montauban, el Museo Gustave Courbet y el Museo de Bellas Artes de Lyon, los cuales ya han iniciado sus propias campañas de recaudación de fondos para obras de arte.

Incluso podemos ver cómo la financiación colaborativa también ha servido para otros fines relacionados como:

  • La creación de un museo dedicado a Nikola Tesla  en EEUU, que a través de la plataforma de Indiegogo, consiguió recaudar más de un millón de dólares para adquirir los terrenos en los que estaba su último laboratorio.

  • La realización de una campaña para dotar de un órgano de tubos  al edificio de la Colegiata Santa María la Mayor de Caspe, en Zaragoza, que consiguió recaudar unos ingresos de 73.526 euros (más de la mitad del presupuesto previsto), procedente de las aportaciones de 249 mecenas. Querían que la ciudad volviera a disfrutar de la música de este instrumento, que desapareció en 1936.

¿Ya tienes un proyecto y quieres financiarlo?

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] del crowdfunding bajo ese término, si bien históricamente es un concepto que ha sido utilizado en numerosas ocasiones.  En la actualidad la curva de crecimiento del crowdfunding a nivel global es exponencial, y así […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *